Con la llegada de la primavera llega el sol y el calor, los días más largos se unen a una temperatura más agradable y nos entran ganas de disfrutarlos fuera de casa. ¿Qué mejor forma de hacerlo que con una barbacoa perfecta?

Visualízalo: un día espectacular, sin una nube en el cielo y con el sol brillando con fuerza. No importa dónde estés, patio, jardín o terraza. Estás pasándolo genial con los tuyos, tienes tu bebida favorita en la mano y te viene ese inconfundible olor. Huele a brasa, a fuego y a manjares cocinándose. Ya sientes en tu boca ese sabor tan especial….

Esa es la esencia de la barbacoa perfecta, ¿quieres conseguirla? Atento a este post, te contamos todos nuestros secretos para que todo salga a pedir de boca. Te enseñamos cómo tiene que ser la preparación de la parrilla, te damos trucos sobre los mejores aperitivos y entrantes, te ayudamos a escoger la carne y te contamos cómo acompañarla con el mejor madrigaje. ¡Toma nota!

Preparación de la parrilla

Si queremos conseguir la barbacoa perfecta tendremos que tener muchos factores en cuenta,  desde contar con el tiempo idóneo hasta la calidad de los ingredientes. Pero, sin duda, hay un elemento clave: la preparación de la parrilla.

El primer punto es encender la barbacoa. La mejor opción es apilar un montón de palitos secos y prenderlos utilizando papel de periódico. Cuando haya empezado a arder se va cubriendo con cuidado con trozos de carbón, creando una forma que recuerde a un volcán. Una vez que este prenda acabaremos de añadir el resto de carbón que necesitaremos. ¡Ojo! Es importante dejar huecos para que el oxígeno pueda hacer su labor y el fuego se mantenga vivo.

Preparar unas buenas brasas es todo un arte ya que no podremos empezar a cocinar hasta que no estén maduras. Es decir, tendremos que esperar entre unos 60 y 75 minutos hasta verlas cubiertas por esa característica capa grisácea o blanquecina.

¿Por qué es importante esperar? Porque si colocas la carne en la rejilla ante de tiempo está empezará a soltar su grasa sobre las brasas, arrancando llamaradas que calcinarán todo lo que esté a su paso. ¡Paciencia!

Los aperitivos y entrantes

Como ya hemos explicado antes, poner la parrilla a punto para empezar a cocinar nuestra carne nos llevará entre 60 y 75 minutos. Por eso es importante tener algún aperitivo para poder ir abriendo boca y para disfrutar entre ración y ración.

En este caso te recomendamos optar por algún plato ligero que distraiga un poco el hambre pero no nos llene demasiado. Por ejemplo, puedes empezar por una ensalada o un gazpacho bien fresquito. También, puedes sorprender a tus asistentes con alguna pequeña delicia como caviar de Wagyu o un poco de foie trufado de Wagyu.

Mientras tus invitados disfrutan de los aperitivos te recomendamos empezar a cocinar los entrantes, ya que suelen necesitar más tiempo de cocción. Puedes incluir platos como morcilla de Wagyu, chorizo, salchichas, pinchos morunos… Un truco: para evitar que se queden demasiado tostados por fuera pero crudos por dentro separa la parrilla unos 15 centímetros de las brasas para lograr que se vayan haciendo poco a poco.

Mejor carne para barbacoa: Los mejores cortes de Wagyu

Después de los aperitivos y entrantes es el turno de los reyes de las barbacoas, las piezas de carne más suculentas. ¿Sabes qué cortes escoger?

Ante la duda, una pieza que sirve para cualquier situación y modo de preparación es el solomillo de Wagyu. Este corte se encuentra junto a las costillas y es la parte más tierna y suculenta del animal. Si quieres conseguir el mejor resultado déjala atemperar durante unas horas antes de cocinarla y añade sal en escamas justo después de cocinarla.

El lomo -tanto el alto como el bajo- es una de las piezas estrella en las barbacoas. Se encuentra en la zona del entrecot y es muy apreciado por su ternura y jugosidad. El lomo bajo es más tierno que el alto ya que se obtiene del corazón de la pieza, por eso es nuestro favorito para una barbacoa perfecta.

Pero sin duda, en tu parrillada no puede faltar una buena Picanha. A esta pieza se le considera la estrella de las barbacoas brasileñas y tiene el honor de ser uno de los mejores cortes a la hora de hacer parrilladas de carne. Esta pieza corresponde a la punta de cadera, estando una de sus caras cubierta por una coraza de grasa, lo que le confiere un sabor extremadamente delicioso, y una textura suave y jugosa. Los jugos de grasa corren por la carne mientras se cocina, por eso es que es más tierna y sabrosa.

Para lograr los mejores resultados y servir la mejor carne en tu barbacoa te recomendamos que evites temperaturas demasiado altas y que evites comprobar excesivamente si está hecha. Simplemente deja tu solomillo o lomo quieto sobre la parrilla durante 10 o 15 minutos, dependiendo del punto que quieras darle, así conseguirás que se cocine de forma uniforme.

Complementos y madridajes

Por supuesto, no nos podemos olvidar de la bebida. El mejor complemento para una comida rica y agradable es acompañarla de un buen maridaje. No te olvides nunca de tener una buena jarra de agua fresca a mano para combatir el calor, especialmente para los cocineros. Un truco: si quieres darle un toque especial, añade rodajas de limón, fresas o frutos rojos a tu jarra de agua; el resultado no dejará a nadie indiferente.

Por otro lado, ¿qué mejor manera de redondear una comida perfecta que un buen vino? Sin duda, te aconsejamos apostar por una buena copa de tinto para acompañar a la carne. Por ejemplo, puedes optar por una botella de Garmendia Envejecido 2009, la combinación de sabores en el paladar será increíble.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *